Si atendemos al texto básico de presentación de multitud de páginas web encontraremos lo mismo: máxima calidad, precios competitivos, experiencia y seriedad. Y, si, ésta probablemente no será la excepción, son las bases para crear un buen negocio pero, ¿qué hay detrás de eso?

Nuestro objetivo es simple y a la vez complicado. Ser útiles. Para nuestros clientes y para los clientes de nuestros clientes.

Para ello tenemos que sintetizar ideas, ser prácticos, identificar objetivos y ser un catalizador del éxito, no un estorbo, no una empresa más de tecnología que nos abruma con tecnicismos, que nos dice que nuestra idea es muy difícil o imposible de materializar, que nos ofrece productos que no queremos comprar. Trabajamos en el mundo publicitario y eso significa que ayudamos a vender un producto o idea, la que sea, y para eso hemos de entender a quien la quiere vender y a quien la quiere comprar y que ambas partes puedan salir beneficiadas de ello.

¿Y eso quiere decir que no tenemos experiencia, máxima calidad, etc, etc…? Claro que no, pero matizando...

 
 

Desde 1994 aprendiendo, diseñando, conociendo gente diversa. Es casi la prehistoria de internet y muchísimo más del 3D. Un sinnúmero de proyectos, muchas empresas, muchos compañeros, jefes y clientes, y algunos que se conviertieron en amigos, todos diferentes. La técnica no se acumula demasiado, todo cambia a velocidad supersónica, lo que sirvió hoy es obsoleto en cuestión de meses. En cambio la gente tiene los mismos problemas. Y con la azada ayer o con el ordenador hoy hay que hacerles frente, y es ahí donde aplicamos lo que aprendimos.

 
 

La máxima si, la máxima para cada caso. Muchas veces es más importante cumplir un plazo, otras realmente el cliente no es ni lo que quiere ni desembolsar un dineral por ello, en otras ocasiones hay que usar todo el tiempo y recursos para obtener resultados perfectos. Así pues, nuestra ilusión es hacerlo espectacular, pero hay que ser versátil para abordar todo tipo de escenarios.

 
 

En publicidad se trabaja precisamente para potenciar la imagen de nuestros clientes, no para estropearla. Un plazo no cumplido significa hacer perder tiempo y reputación a muchas personas. Satisfacer las expectativas generadas, recorrer todo un proyecto viendo que tu cliente está realmente confiado en tener un material el dia previsto, es el principio de un éxito.

 
 

Aquí entra en juego la técnica. Adquiriendo unos conocimientos elevados de las herramientas que se utilizan se pueden acelerar los proyectos, con lo que el tiempo empleado es menor y se pueden ajustar presupuestos, y todo ello manteniendo la calidad final.

 
 

Opinamos, aconsejamos, pero nunca imponemos, sabemos lo que hacemos pero nuestro cliente siempre sabe más de su negocio que nadie.

 

 


PROMOCIÓN3D - TLF: 655 022 806 - danielperez@promocion3D.com - c/ Tomás MIlans nº3 2-2 08360 Canet de mar BARCELONA